A favor del consumo sustentable. Aprende en Casa III Primaria

A favor del consumo sustentable. Aprende en Casa III Primaria

A favor del consumo sustentable es el tema de Aprende en Casa III. La clase es de Ciencias Naturales
Redacción | UNIÓN | 04/02/2021 12:14

En la materia de Ciencias Naturales de sexto de primaria, se verá el tema: “A favor del consumo sustentable”, con el que se practican acciones de consumo sustentable con base en la valoración de su importancia en la mejora de las condiciones naturales del ambiente y la calidad de vida.

En esta sesión continuarás reflexionando acerca del consumo y la generación de productos, bienes y servicios. 

Es fabuloso cómo un material es transformado en un producto, y al mismo tiempo es lamentable que mediante estos procesos se cause tanto impacto en el ambiente y, en consecuencia a nosotros mismos. 

Para profundizar en esta reflexión, en esta sesión analizarás con mayor detalle los beneficios que trae consigo el llevar a cabo prácticas de consumo sustentable con el ambiente, lo que te ayudará a tener un consumo sustentable con el medio ambiente y a mejorar tu calidad de vida. 

Recuerda tener a la mano una libreta y un lápiz o pluma para escribir lo que te parezca relevante o interesante de la clase del día de hoy. Recuerda que también en esta sesión puedes emplear el libro de texto de Ciencias Naturales, Sexto Grado, en la páginas 84 a la 91.

¿Qué hacemos? 

Para comenzar necesitas hacer un pequeño repaso de la clase pasada. 

Revisaste la producción y el consumo de diversos productos, bienes y servicios, y reflexionaste sobre las diferencias entre estos conceptos, ya que dependiendo de la naturaleza y la necesidad que buscan satisfacer serán las características de cada uno, también analizaste la necesidad de comprometerte con el ambiente. 

Finalmente, identificaste acciones para comenzar a practicar un consumo responsable y sustentable, ¿Recuerdas cuáles fueron esas acciones alternativas para el consumo sustentable en la vida cotidiana? 

Por ejemplo adquirir lo necesario para no generar residuos de más y para no gastar mucho dinero; consumir productos locales y sin envases; reutilizar recipientes de vidrio y plástico provenientes de otros productos como mermeladas y conservas; mantener encendidas las luces que estamos ocupando en un momento determinado; desconectar los aparatos eléctricos como el microondas cuando no los estés utilizando; y ser más moderados en nuestro consumo de agua al llevar a cabo nuestras actividades diarias. 

¿Cuáles ya has practicado? 

Rocío, una niña de sexto grado trató de aplicar estas medidas y no ha sido tan sencillo como pensaba que sería. Ella buscó comenzar a consumir productos locales y sugirió a su familia que en lugar de ir a un supermercado fueran a un tianguis o mercado cercano a hacer sus compras y llevar sus propios recipientes para cosas como semillas y productos de origen animal como queso o jamón. La idea no entusiasmó a sus familiares, decían que necesitaban cosas que sólo podían encontrar en el supermercado, como algún cereal específico. Ella les dijo que en el mercado o en el tianguis podían encontrar diversos cereales a granel, pero insistieron en que no era lo mismo. 

Este ejemplo muestra cómo al principio puede ser complicado poner en práctica las diversas acciones para el consumo sustentable, sobre todo si las personas están acostumbradas a ver como algo normal adquirir los productos en el supermercado, sin embargo, los beneficios pueden verse fácilmente, por ejemplo, en el caso del cereal, cuando se compra en el supermercado, además de pagar por el producto, se está pagando por la bolsa de plástico y la caja de cartón en las que viene envuelto, lo cual significa dos cosas: el precio que se paga puede ser mayor, y se generan mayor cantidad de desechos, en cambio, si se compra el cereal suelto o a granel y se lleva un recipiente propio, el costo del producto es menor y estamos disminuyendo considerablemente la cantidad de residuos. 

Encontrando estos beneficios puedes comenzar a realizar consumos de manera más sustentable. 

Verás que poco a poco irás generando nuevos hábitos y será más sencillo. 

Por ejemplo, al principio te costará trabajo mantener encendidas las luces que realmente necesitas, pues seguramente estabas acostumbrado a llegar a tu casa y prender varias luces, pero poco a poco irás generando el hábito de sólo encender la luz que estás usando. 

¿Qué has hecho para fomentar el consumo responsable entre tus familiares o personas cercanas? 

La compra de cereales a granel y la compra de productos sin envolturas puede ser bueno para nosotros como consumidores y para el medio ambiente. 

Una manera de encontrar otras prácticas de consumo sustentables es investigar y tener claros cuáles son los beneficios de cada acción, para así poderlos comunicar a las y los demás y propiciar la reflexión. 

Este es el tema de hoy, los beneficios del consumo sustentable. 

Observa un video en el que conocerás más sobre el consumidor responsable, cómo llegar a serlo, y de la necesidad del compromiso conjunto de todos los eslabones en la cadena de producción.

  • Video: Consumo sustentable [Revista del Consumidor TV 22.4]

 

Como pudiste observar, un beneficio de adquirir sólo lo necesario es que esto nos ayuda a hacernos conscientes de cuáles son nuestras necesidades reales e inmediatas y cuáles pueden esperar o incluso son innecesarias. Haciendo esto también ahorraremos dinero, además de que generaremos menos desechos. 

Adquirir solo lo necesario también nos podría ayudar a que no se eche a perder la comida por comprar de más, eso pasa muy seguido y es muy común porque muchas personas no han aprendido a identificar sus necesidades primordiales de consumo. 

También conviene consumir la mayor cantidad de productos, bienes y servicios producidos dentro de nuestra comunidad, para promover la actividad económica de nuestro entorno, de esa manera, hay más oportunidades de empleo en nuestra localidad y así la gente tiene trabajo. Lo que mejora la calidad de vida de nuestros vecinos y vecinas, mejorando así la convivencia en la comunidad. 

Por si fuera poco, si consumes localmente, puedes ahorrar tiempo y dinero en traslados, pues no tienes que desplazarte grandes distancias, puedes ir caminando y eso, incluso, puede tener impactos positivos en tu salud. 

Otra estrategia para consumir de manera más sustentable es evitar empaques en los productos que eliges. Con esta práctica se reduce la cantidad de desechos que tiras a la basura, además te obligas a cuidar los recipientes que utilizas para guardar los objetos sueltos. Generalmente, los productos que se pueden comprar a granel son más baratos porque se reducen los costos de producción y distribución, de tal manera que su precio final disminuye.

Además, la producción de artículos sin empaque disminuye la necesidad de usar los recursos que se destinan a su producción, que al final terminarán en la basura. 

Ahora bien, al comprar productos sin empaque, ¿Cómo los almacenaríamos? Una gran opción es reutilizar recipientes de vidrio, plástico, aluminio o algún otro material duradero provenientes de otros productos; otra opción es adquirir recipientes duraderos que nos servirán durante varios años en nuestras prácticas de consumo cotidianas, de este modo podemos almacenar los productos que compramos a granel, al tiempo que reutilizamos y disminuimos la cantidad de residuos que generamos. 

Eso quiere decir que hay acciones para el consumo sustentable que se complementan entre sí. La mayoría de acciones para el consumo sustentable se conectan unas con otras, haciendo aún más significativo el efecto de dichas acciones. 

Por ejemplo, si compramos productos a granel y además los almacenamos en recipientes reutilizados, podemos ahorrar aún más dinero, y a largo plazo, la disminución de residuos se puede reflejar en la mejora progresiva de la calidad del aire y del agua debido a una reducción de la contaminación por la fabricación de empaques o embalajes desechables.

¿Y qué puede decirse acerca de las prácticas de consumo sustentable cuando se trata de servicios? 

Existen diversos beneficios, por ejemplo, en el caso de sólo encender las luces que estás utilizando en un momento determinado y desconectar los aparatos electrónicos cuando no los estás usando, el beneficio más evidente es que al disminuir el gasto de energía eléctrica disminuye también el costo mensual que pagamos por el servicio de luz; lo cual a gran escala significa colaborar a la mejora del medio ambiente. 

Otro beneficio es que prolongamos la vida útil de nuestros bienes y prevenimos posibles daños por descargas eléctricas. Como se describe en el siguiente video.

  • Video: Consejos para ahorrar energía [Revista del Consumidor Webcast 323]

 

Además, podemos ahorrar aún más energía eléctrica aprovechando la luz natural del día para llevar a cabo nuestras actividades, o bien, utilizando focos de luz LED para iluminar nuestros hogares. Esas son algunas acciones complementarias para consumir de manera responsable en nuestra vida cotidiana. 

Finalmente, en el caso del servicio de agua corriente, también puedes ver muchos beneficios al llevar prácticas de consumo sustentable de este recurso natural. Al igual que en las otras acciones, cuando se modera el empleo de agua en las actividades cotidianas al mínimo indispensable, puede verse un ahorro económico, sin embargo, el beneficio más importante de esta práctica de consumo responsable es que colaboramos a la reducción del impacto ecológico negativo por desperdicio de agua potable, lo que a su vez colabora a la prevención de la escasez de este recurso en nuestras colonias, comunidades, municipios, y hasta en el país. Observa el siguiente video en donde se dan algunas recomendaciones para ahorrar agua.

  • Video: Consejos para ahorrar agua #ECOtip.

 

Como puedes observar, cada acción, aun cuando parezca pequeña, pueda tener repercusiones importantes, y son acciones que todas y todos podemos poner en practica para beneficio común. 

Ahora te será un poco más sencillo darle razones a tu familia para cambiar sus hábitos de consumo, con estos argumentos todas y todos tenemos una herramienta más que nos sirve como apoyo para comprometernos con el consumo sustentable. 

Actividad 

Te invito a poner en práctica tus conocimientos con el “Calendario de consumo sustentable”. Puedes llevarlo a cabo de manera personal o familiar, y te ayudará a incluir en tus actividades cotidianas las distintas acciones de consumo sustentable. 

Necesitarás una hoja de papel en la que trazarás una tabla con varias columnas. En la primera columna vas a colocar la palabra “Compromiso”, y en las celdas de abajo escribirás algunas de las acciones que puedes practicar para el consumo sustentable. Hacia la derecha indica los días del mes.

Puedes colocar tu calendario en algún lugar que veas con facilidad, por ejemplo, en la puerta de la cocina. 

Coloca las acciones con las que te comprometas mes con mes. 

El objetivo es que este “Calendario de consumo sustentable” te ayude a registrar con una palomita si cumpliste con las acciones para el consumo sustentable que te comprometiste a realizar, y con un tache las que no cumpliste. 

En caso de las que no cumplas debes reflexionar acerca de qué fue lo que te impidió llevarlas a cabo para poder tomarlo en cuenta en futuras ocasiones. 

Por ejemplo, en el calendario siguiente puedes observar un par de taches en el día miércoles 03 de febrero, en las actividades “Consumir productos locales” y “Reutilizar recipientes”, esto quiere decir que esta persona no pudo cumplir con dichas actividades ese día debido a que no recordó que ese día debía realizar algunas compras y no llevó las bolsas de tela y los recipientes que necesitaba para realizarlas; cuando recordó que debía comprar algunas cosas ya era tarde e iba de regreso a casa desde el trabajo, por lo que tuvo que pasar a un supermercado a conseguir lo que necesitaba.

Situaciones como esta suelen ser muy comunes, y el calendario puede ayudarte a identificar qué tan frecuentemente ocurren, bajo qué circunstancias ocurren, y qué puedes hacer para modificarlas, y así ser constantes en tus prácticas de consumo sustentable. 

En este caso es posible ayudar a quienes se encargan de las compras familiares a planificar con anticipación las compras que necesitamos hacer, por ejemplo, hacer una lista de productos y los lugares de comercio local, así podremos tener presente lo que necesitamos, dónde podemos y queremos adquirirlo, y qué debemos llevar al momento de realizar nuestra compra. 

El “Calendario de consumo sustentable” te ayudará muchísimo para desarrollar de manera más sencilla y consciente hábitos que sean responsables con el medio ambiente y mejoren tu calidad de vida.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Consumo de manera sustentable. Aprende en Casa III Primaria

Soy parte del ambiente. Aprende en Casa III Primaria

Componentes del ambiente. Aprende en Casa II