Caminos y bandidos. Aprende en Casa II Primaria

Caminos y bandidos. Aprende en Casa II Primaria

Moverse de un lado a otro durante el siglo XIX era un asunto complicado y peligroso
Caminos y Bandidos
Caminos y Bandidos
Redacción | UN1ÓN | 29/10/2020 05:00

En la clase de Historia de quinto de primaria, se verá el tema: “Caminos y bandidos”, a través del cual aprenderás cuáles eran las formas de viajar durante la primera mitad del siglo XIX y los principales problemas a los que se enfrentaban los viajeros.

Durante la primera mitad del siglo XIX, existía inseguridad en esa época y la gente era despojada de sus pertenencias al realizar viajes.

Moverse de un lado a otro durante el siglo XIX era un asunto complicado y peligroso, para empezar, debido a los medios de transporte disponibles, recuerda que no existían los coches ni mucho menos los aviones, todavía faltaban varios años para que llegara el ferrocarril, así que todos los viajes se hacían a caballo, en burro, a pie o en “diligencia”, que era como se llamaban esas carrozas de pasajeros arrastradas por caballos. 

Otra dificultad era la tremenda inseguridad de los caminos, que muchas veces eran simples veredas o corredores de tierra apenas trazados que, encima, ¡Estaban repletos de bandidos! y éstos, ya fuera solos o en pandillas, aterrorizaban a los viandantes y les robaban sus pertenencias. 

Otro factor más que dificultaba los viajes era el tiempo, los trayectos eran larguísimos, llenos de escalas, pausas y contratiempos, la gente estaba acostumbrada a que una fuerte lluvia arrasara con una parte del camino, o que una rueda de la diligencia se rompiera, o que no hubiera espacio disponible para descansar en una posada, o que los barcos naufragaran. 

Observa el siguiente video. 

Los caminos y los bandidos.

https://www.mdt.mx/KrismarApps/src/video/red_his_5108b.m4v

Es muy interesante saber que las condiciones políticas y económicas fueron, de alguna manera, factores que contribuyeron de manera importante a que hubiera mucha inseguridad en la época. 

México era un país empobrecido: No tenía dinero para invertir en mejorar los caminos ni para pagarle a un cuerpo de policía. Con todos los pleitos entre grupos políticos rivales, guerras contra el extranjero y reacomodos territoriales, se volvió imposible crear cuerpos de seguridad estables y duraderos. Las únicas fuerzas armadas que existían eran las del ejército, pero los soldados no se dedicaban a mantener a salvo los caminos ni a los pueblos, sino a reprimir rebeliones populares y combatir durante los tiempos de guerra. 

Ahora te invito a leer algunos fragmentos de testimonios de viajeros de esa época que describen este contexto histórico. 

Rodó por fin la diligencia, estremeciéndose a través de las calles; ya encarrerada traspuso la Alameda, y el traqueteo fue acomodando a cada quien, en su lugar, y con ello comenzamos a sentirnos más holgados el camino carretero que conduce al Desierto es pésimo y las mulas apenas podían con el cargado carruaje en las ásperas crestas de los cerros. Las rodadas nos lanzaban de un lado para otro y las sacudidas eran espantosas, y nos veíamos precisados en ocasiones a bajarnos, el día y la campiña eran hermosos; pero en un vehículo cerrado el gozarles era cosa imposible, y más bien dimos las gracias cuando las ruedas se atascaron en lo hondo de una rodada y tuvimos que apearnos y caminar por un buen rato. 

Fuente: Madame Calderón de la Barca, La vida en México, México Librería de la Viuda de Ch. Bouret, 1920, pp 334-335. Testimonio de 1842. 

El texto es un fragmento de las cartas que escribió Madame Calderón de la Barca, que fue la esposa de Ángel Calderón de la Barca, el primer embajador de España en el México independiente. Madame y el embajador estuvieron viviendo en nuestro país entre 1839 y 1842, y durante su estancia aquí Madame le escribió muchas cartas a sus familiares, que vivían en Estados Unidos, para contarles acerca de todo lo que veía en este país que a ella le resultaba tan extraño. En sus cartas, Madame describió con lujo de detalle la vida cotidiana de los mexicanos de esa época: Sus formas de comer, vestir y divertirse; sus creencias y tradiciones; sus ciudades, sus paisajes y monumentos. Es un texto fantástico para cualquiera que tenga ganas de saber más acerca de cómo era el México del siglo XIX.

Recapitulación

En general, podemos decir que durante el siglo XIX. 

  • Existía mucha inseguridad que no podía resolverse debido a la inestabilidad económica y política del país.

  • No existían cuerpos policiacos para vigilar los caminos.

  • Los trayectos eran muy largos, podían durar días, semanas y hasta meses.

  • Los caminos estaban en muy malas condiciones.

  • Los transportes, movidos por la fuerza de caballos y burros, eran lentos, frágiles e incómodos.

Diferencias en las formas de viajar

Antes de concluir, hagamos un último ejercicio, vamos a comparar nuestra realidad actual con el contexto del pasado

Piensa en cómo son los viajes en la actualidad, ¿Qué transportes se usan? ¿Cuánto tiempo se tardan en llegar? ¿En qué condiciones se viaja? 

Se puede utilizar el avión, el tren, el coche, caballos o mulas o a pie, dependiendo del contexto. 

Actualmente tenemos carreteras pavimentadas y en muchos casos en buenas condiciones, aunque hay lugares en los que no es así, además en muchos caminos lamentablemente sigue existiendo inseguridad, sin importar si se está viajando o no, por eso es muy importante cuidarnos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Por culpa de un pastelero. Aprende en Casa II Primaria

El presente del pasado: En busca de la historia 3. Aprende en Casa

Primera Revolución Industrial. Aprende en Casa II Secundaria