El presente del pasado: en busca de la historia 3. Aprende en Casa

El presente del pasado: en busca de la historia 3. Aprende en Casa

Hoy destacarás la redacción de conclusiones, preparación de presentación de resultados y evaluación del proceso de investigación
El presente del pasado: en busca de la historia
El presente del pasado: en busca de la historia
Redacción | UN1ÓN | 22/10/2020 10:16

En la clase de Historia de primero de secundaria, se verá el tema: “El presente del pasado: en busca de la historia 3”, con el cual identificarás los principales motivos del descontento de los colonos con la Corona inglesa. Identificarás las condiciones económicas, sociales y culturales que hicieron posible la independencia de los territorios ingleses de Norteamérica. Analizarás la relación entre la historia de Europa y la independencia de las colonias.

Investigación

En la sesión de hoy continuarás con la tercera etapa del desarrollo de tu investigación personal o colectiva, de un proceso histórico que sea de tu interés; recuerda que el tema sugerido desde la primera sesión de la semana es La Independencia de la Trece Colonias de Norteamérica

Recordarás también que en la primera y segunda sesión de la semana abordaste las primeras etapas para realizar tu investigación, como el planteamiento de los objetivos y de interrogantes, la planeación del trabajo, la búsqueda y selección de fuentes históricas, tu análisis y el inicio de las primeras conclusiones. 

Hoy destacarás la redacción de conclusiones, preparación de presentación de resultados y evaluación del proceso de investigación. La intención es que tengas los conocimientos y habilidades para concluir tu investigación histórica; construir una interpretación al contar con la oportunidad de analizar la información que obtuviste y organizaste previamente; y que generes una propuesta para presentar y explicar el contenido del tema, mediante un producto específico. Así como reflexionar sobre la experiencia durante el proceso de investigación.

¿Qué hacemos?

Comenzarás la sesión de hoy con la lectura de un fragmento del texto “La función social de la historia”, de Enrique Florescano.

“La historia es la disciplina del autoconocimiento humano […] conocerse a sí mismo significa conocer lo que se puede hacer, y puesto que nadie sabe lo que puede hacer hasta que lo intenta, la única pista para saber lo que puede hacer el hombre es averiguar lo que ha hecho. El valor de la historia, por consiguiente, consiste en que nos enseña lo que el hombre ha hecho y en ese sentido lo que es el hombre”. R. G. COLLINGWOOD, Idea de la historia.

Estas palabras del historiador inglés R. G. Collingwood responden con economía a la pregunta ¿para qué se estudia la historia? El estudio de la historia es una indagación sobre el significado de la vida individual y colectiva de los seres humanos en el transcurso del tiempo. Hasta el momento no se ha encontrado otra guía mejor para adentrarse en la complejidad de la existencia humana que este arte, cuyos orígenes se remontan a los albores de la civilización. El filósofo mexicano Luis Villoro observa que el estudio de la historia es útil porque “dota de un sentido a la vida del hombre al comprenderla en función de una totalidad que la abarca y de la cual forma parte: la comunidad restringida de otros hombres primero, la especie humana después y, tal vez, en su límite, la comunidad posible de los entes racionales y libres del universo”.

Desde tiempos antiguos el historiador se ha pensado un deudor de su grupo social. Conoce el oficio a través de las enseñanzas que recibe de sus profesores. Aprende la arquitectura de su disciplina desmontando y rehaciendo los modelos heredados de sus antepasados. Descubre los secretos del arte por el análisis que hace de las variadas técnicas imaginadas por sus colegas. A menudo sus libros de cabecera son obras escritas en lenguas ajenas a la suya, nutridas por las culturas más diversas.

Los desafíos que le imponen sus compañeros de generación y la ineludible competencia que padece en nuestros días son los incentivos que lo inducen a superarse. Es decir, desde que elige su vocación hasta que aprende a encauzarla está rodeado de condicionantes sociales inescapables. De una parte es un producto social, un resultado de diversas corrientes colectivas; y de otra, un individuo acuciado por el deseo de darle continuidad a las herencias del pasado y de asumir su oficio a partir de los desafíos que le impone su presente.

El estudio de la historia, a la vez que ilumina los mecanismos que impulsaron el desarrollo de los pueblos, informa sobre las ideas que esos pueblos se hicieron de su desenvolvimiento histórico, y permite registrar la variedad de artefactos que imaginaron para almacenar, retener y difundir la memoria del pasado. Como dice el historiador inglés John G. A. Pocock, las sociedades tienen muchos pasados, tantos como construyeron o imaginaron los grupos que coexistieron en ellas.

Contra la visión única del pasado que buscan imponer los deterministas, los partidarios del dogma o quienes detentan el poder, en las naciones complejas conviven y luchan entre sí diferentes concepciones del pasado, provenientes de los grupos y clases que participan en la construcción de la nación. La costumbre de leer la historia de un país a través de lo que hoy llamamos historia nacional, nos ha hecho olvidar que detrás de la historia escrita por los vencedores permanecen latentes las versiones de los grupos marginados y oprimidos, e incluso la versión de los derrotados. Una respuesta adecuada sobre el sentido y los propósitos de la narración histórica debería incluir las interpretaciones del pasado hechas por los sectores marginados, para así hablar, si no es que  de una inalcanzable historia total, al menos de una plural, más representativa de la diversidad social que constituye a las naciones…” 

Interesante ¿verdad?, como pudiste leer, la función social del historiador y la importancia del estudio de la historia son aspectos que forjan las identidades de la sociedad, así como una reconstrucción crítica del pasado, pero qué opinas ¿por qué crees que, como humanidad, estudiamos historia? Te sugerimos reflexionar tu respuesta y comentarla con tus familiares.

En la sesión anterior comenzaste a redactar las primeras conclusiones de su investigación, y como recordarás te sugerimos realizar una monografía para que sirviera de base para tu primer borrador; incluso se te presentó un esquema de redacción. Pero en la sesión de hoy concluiremos con el proceso de la investigación histórica, por lo que te proponemos las siguientes preguntas que te servirán de guía: 

  • ¿Cómo redactar la información que se ha recopilado y organizado en la investigación histórica que se realiza?

  • ¿Qué recursos didácticos puedes utilizar para hacer la presentación de resultados de tu investigación?

  • ¿Cómo valoras la experiencia, tu aprendizaje y desempeño en el proceso de investigación? 

Iniciemos por el primer punto de la sesión de hoy, la redacción de conclusiones, del cual ya tuviste un acercamiento al final de la sesión anterior. 

La información después de la búsqueda, selección y análisis de las fuentes de información debe organizarse de tal manera que te permita comenzar a redactar las conclusiones; pero ¿cómo haces para orientarte y no perderte entre todo ese mar de información? 

Para conocer un poco más sobre cómo redactar un texto observa el siguiente video: 

  1. Aprendiendo a redactar un texto

Del minuto: 00:22 al 05:07

Es una receta muy interesante, ya que nos sugiere hacer la planificación del texto; posteriormente la escritura del borrador con los apartados, como la introducción, desarrollo, conclusión y las fuentes de información; y por último la revisión y corrección del texto. 

Es importante que revises tu libro de Lengua Materna. Español, donde podrás encontrar más información sobre cómo redactar un texto.

También te hacemos las siguientes recomendaciones para la redacción de tus conclusiones: 

  • Escribir una frase que enuncie el problema u objetivo del tema. 

  • Escribir o formular las hipótesis que se pretende plantear, ya que facilitan la estructura en la redacción; también puedes retomar las preguntas que guían el interés de tu investigación. 

  • Hacer una reseña o resumen de la información que has obtenido en tus tarjetas o textos escritos previamente ordenados. 

Para hacer la reseña o resumen debes considerar en tus explicaciones lo siguiente: 

  • Basarte en la crónica de los hechos, en su origen y desarrollo cronológico.

  • Que sea funcional, es decir, que aluda al modo en que un fenómeno tiene significado y sentido en un tiempo y espacio determinado.

  • Defina o conceptualice un término específico para la explicación.

  • Que sea causal, donde integres elementos causa- efecto para el desarrollo de la explicación.

La redacción implica un proceso mental de ideas que se requiere organizar para plasmarlas en un documento y transmitir un mensaje claro, conciso y preciso. Te sugerimos que al momento de redactar dividas tu información y la revises en partes para que mantengas un orden de tus ideas al escribir. 

La redacción final te permitirá avanzar hacia la construcción de una conclusión, ya que es el cierre del tema, y rescata las ideas principales; su intención es sintetizar la comprensión del tema y que se reafirme la intención de quien presenta o expone dicha investigación; es decir, si afirma, niega o cuestiona sobre el contenido que se ha desarrollado. Por supuesto, el cierre de la investigación invariablemente debe dar respuesta a las preguntas de los objetivos de la investigación que planteaste en la primera sesión de la semana, las cuales deben quedar resueltas al finalizar la investigación. 

En esta fase realizarás la interpretación de los datos, ya que conforme avances y hagas la revisión de tus fuentes, descubrirás relaciones directas en la información que obtienes, además de la solución a las preguntas que te planteaste en un inicio. 

Esta parte realmente es sorprendente, pues pareciera que mágicamente empezarás a descubrir la historia de esos temas que al principio te eran desconocidos. Este sorprendente efecto es el que nos regala la disciplina de la historia y con tu creatividad y desempeño narrativo, seguramente será un aprendizaje fructífero. 

En la conclusión debes responder las preguntas que has decidido hacer al principio de tu investigación, y acorde a ese interés personal o intención colectiva, proponer la redacción de las respuestas. Así darás rumbo y sentido al proyecto de investigación y sobre todo darás significado al esfuerzo realizado. Puedes utilizar los siguientes indicadores: 

  • por tanto

  • por ende

  • por consiguiente

  • por tal(es) razón(es)

  • eso quiere decir que

  • lo anterior significa que 

Ojo, si en tu búsqueda de datos te percatas de que encontraste fuentes de información que parecen contradecirse, recuerda que en historia se han realizado distintas versiones e interpretaciones de autores e intelectuales referentes a un mismo hecho o proceso histórico al paso del tiempo. Por lo tanto, tendrás que valorarlo y explicar dicha situación cuando presentes los resultados de tu trabajo. 

En este momento bastaría con que tomes en cuenta cada una de las versiones encontradas recurriendo a los siguientes indicadores: 

  • El historiador (nombre del autor)

  • Dice que (cita la información de ese autor)

  • Mientras que la fuente (título de la fuente) dice lo siguiente (cita la información de la fuente) 

La historia trata de explicar por qué las personas del pasado actuaron como lo hicieron, sin juzgarlas a partir de las ideas, valores o creencias actuales; y tomando en cuenta tal valoración, en tus escritos debes evitar juzgar lo sucedido en el pasado y a aquellos que tomaron la decisión de ejecutar tales acciones o fueron partícipes de estos procesos. Tu enfoque en el estudio y análisis del pasado debe priorizar el entendimiento del presente que vivimos, a raíz de ese pasado y permitir una proyección hacia el futuro. 

La historia trata de explicar y comprender los hechos y procesos del pasado, y al igual que otras disciplinas, no proporciona datos exactos e inamovibles. Aunque cada vez sabemos más sobre nuestro pasado, todo el tiempo se registran más fuentes y se proponen explicaciones.

Es decir, la historia está formada por un conocimiento que cambia de manera constante, debido a que siempre hay diversas versiones o interpretaciones para explicar los hechos y los procesos históricos. 

Ahora es momento de pasar al siguiente propósito de la sesión de hoy, “La presentación de resultados”. 

Seguramente te tocó en algunas ocasiones realizar la exposición de un tema en tu salón de clases; aunque en este momento no puedes exponer  debido a la pandemia de Covid 19, lo cual impide asistir a la escuela y trabajar con tus compañeros. En la presentación de resultados, tendrás la oportunidad de elegir la forma y producto en el que quieras exponer o dar a conocer tu trabajo. Pero ¿qué recursos didácticos puedes utilizar para hacer la presentación de resultados de tu investigación? 

Te sugerimos hacer juegos de mesa, maquetas, carteles, cuentos, canciones, representación teatral, líneas de tiempo, esquemas, mapas mentales, videos, historietas, y todo lo que tu imaginación pueda crear para explicar y dar a conocer el tema. 

Cuando realices el producto para presentar tu investigación, recuerda que las características y/o elementos que la componen tienen que estar haciendo referencia en todo momento al contenido del tema. Para el caso de la investigación histórica recurre a datos como: fechas, nombres de personajes y lugares; también elementos sociales, culturales políticos y económicos que caractericen un periodo histórico; recuerda que las imágenes aportan mucho, y son un recurso didáctico que te apoyará en la presentación de los resultados de la investigación. 

Siempre puedes apoyarte de la exposición oral, y en el contexto, ya que no puedes hacer uso del salón de clases en tu plantel escolar, te sugerimos que tu exposición oral la transformes en un video o una grabación de audio, o tal vez en una presentación con movimiento y sonido. Considera la opción de utilizar herramientas digitales y del acceso a Internet para compartir tus trabajos. Incluso puedes realizarlo en equipo sin salir de casa, proponiendo un documento colaborativo en el que varias personas pueden intervenir o trabajar en un mismo documento desde sus dispositivos en casa. 

Toma en cuenta que un trabajo colaborativo implica una mejor organización de actividades. Si es un trabajo en equipo distribuyan las acciones, pero sobre todo manteniendo un ambiente dinámico y sano entre compañeras y compañeros.

Considera realizar la presentación de tus resultados a través de una exposición, intenta aprender lo que has elaborado en su esquema de redacción para exponer tu tema de investigación; lo cual implicará: 

  • Exponer las ideas centrales, a partir de las preguntas de investigación organizadas por objetivos.

  • Contextualizar las respuestas.

  • Incluir conceptos, descripciones, explicaciones y ejemplos.

  • Incluir recursos gráficos como líneas del tiempo, mapas, imágenes, láminas, audios o videos. 

Todo esto aprovéchalo para mejorar tus habilidades y reforzar tus conocimientos. Realizar este tipo de ejercicios, implica un gran esfuerzo en tu vida académica. 

Por último, abordaremos la evaluación, con la intención de que reflexionen sobre su proceso de aprendizaje. 

Considera que aunque se aborde la evaluación al final de todo este proceso, esto no significa que no se pueda realizar a la par de las demás etapas, haciendo pausas durante el desarrollo de la investigación, ello te permitirá identificar lo siguiente: 

  • Alcance de los objetivos

  • Si la información con la que se cuenta es adecuada y suficiente o es necesario consultar más fuentes o fuentes diversas

  • Si se identifica plenamente el tiempo y espacio históricos y qué recursos ayudan a manifestarlo

  • Si hay coherencia en el orden de la información escrita y ésta es clara y entendible.

La evaluación siempre será una etapa benéfica para cualquier actividad que realices, ya que te permitirá hacer una crítica constructiva de tus propios esfuerzos, siempre con la mira de ir mejorando cada vez. 

Recapitulando: 

  • Conoces elementos para redactar una conclusión basada en argumentos y fuentes de información.

  • Identificas propuestas para presentar los resultados de una investigación en un texto escrito, exposición oral y opciones digitales alternas.

  • Conoces las pautas para una evaluación. 

Te invitamos a reflexionar sobre la siguiente frase: “Aquel que no conoce su historia, está condenado a repetirla” 

El estudio de la historia nos permite vislumbrar la necesidad de conocer y reconocer nuestros propios procesos históricos  como nación; reflexionar sobre ellos y percatarnos de que si no intentamos de manera consciente cambiar la forma de hacer las cosas que venimos realizando en el paso del tiempo, seguramente no mejoraremos como personas y por tanto, tampoco lo haremos como sociedad, lo que a su vez nos llevará a cometer los mismos errores del pasado; todo esto es parte de la función social de la historia. 

Recuerda que este contenido lo ubicas en tu libro de texto de primer grado de historia en el Bloque 1. Te recomendamos explorar y buscar información al respecto para complementar tu aprendizaje en medios digitales, bibliográficos, o los que tengas a la mano.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Primera Revolución Industrial. Aprende en Casa II Secundaria

Ideas que cambiaron el mundo. Aprende en Casa II Secundaria

El liberalismo, un asunto de ayer y hoy. Aprende en casa II