Conquista de la Península de Yucatán

Conquista de la Península de Yucatán

La Conquista de Yucatán pasó por varias etapas
Conquista de la Península de Yucatán
Conquista de la Península de Yucatán
Redacción | UN1ÓN | 26/11/2019 07:00

La Conquista de la Península de Yucatán se refiere a el periodo ocurrido entre 1527 y 1547.

Fue una campaña realizada por el Imperio español en Mesoamérica contra los últimos estados mayas en los territorios septentrionales y centrales de la Península de Yucatán.

También involucró al estado de Chiapas y Tabasco en México y a Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador, en Centroamérica. 

El episodio de la conquista y colonización hispánica en América, se inició en 1527 y el control sobre la mayor parte de Yucatán se completó en 1546. 

La conquista de los mayas terminó en 1697, cuando los españoles tomaron Tayasal, en lo que ahora es Petén (Guatemala).

Lo que movió a los conquistadores era conseguir oro y plata.

Después de que el dominio español sobre la región finalmente fuera establecido, el maya, tanto en la fase colonial de Nueva España como bajo el nuevo estado mexicano independiente, siguió siendo un pueblo rebelde. 

El descontento de los mayas de Yucatán entró en erupción mucho más adelante, en una rebelión abierta durante la última mitad del siglo XIX, en la llamada Guerra de Castas.

También ver: Bandera de Yucatán, significado y ¿cuándo se usó?

Conquista de Yucatán por periodos

En el primer periodo de 1527 a 1547, el imperio español se encontraba en un proceso de expansionismo, conquistando tierras lejanas e imponiendo su cultura y religión católica. 

La conquista de la Península no fue rápida como sucedió en otras zonas de América. 

Los españoles lograron conquistar Yucatán en un largo período de 20 años. 

Yucatán fue descubierta en el año 1517. La colonización comenzó años más tarde.

Este proceso tuvo tres etapas en las que los colonos realizaron distintas incursiones con uso de fuerza con el fin de doblegar a los mayas.

La conquista en detalles

Francisco de Montejo bajo la autorización del rey Carlos I de España inició la primera incursión con intenciones colonizadoras en la península de Yucatán. 

Esta primera irrupción tuvo lugar en 1527 y se extendería hasta el año 1547. 

El primer punto de llegada fue la isla de Cozumel.

Los indígenas atacaron a parte del grupo de los hombres que Montejo había dejado en Salamanca. 

Los mayas lograron replegar a Montejo y a sus hombres quienes debieron huir a la localidad de Tecoh, donde habitaban los Cheles, quienes los recibieron pacíficamente.

La segunda etapa tuvo lugar durante los años 1530 hasta el año 1535. 

Los colonizadores lograron hacer alianzas con los Cheles, quienes vieron en los españoles la oportunidad de asociados poderosos para luchar contra sus enemigos. 

Muchos soldados abandonaron a Montejo debido a que esta segunda incursión no había resultado positiva. Además, tenían la oportunidad de conseguir oro en Perú.

Montejo se retiró con sus hombres, terminando así la segunda etapa de la conquista de manera infructífera, dejando la península de Yucatán bajo el control de los mayas. 

La tercera etapa tuvo lugar desde el año 1540 hasta el año 1545. 

Ésta la encabezó Francisco de Montejo hijo y León “El Mozo”, quien bajo las recomendaciones de su padre iniciaron la tercera incursión conquistadora.

El Mozo mandó llamar a los indios Halach Uinik y Batabob, de quienes habían recibido apoyo en incursiones anteriores. 

Los españoles lograron establecer alianzas claves con diferentes tribus, e hicieron frente a distintos grupos mayas, logrando dominio y sumisión. 

Luego de finalizar los enfrentamientos en Tho, el Mozo fundó allí la capital de Yucatán con el nombre de Mérida el 6 de enero de 1542.

Desde ahí ocurrió el dominio español sobre la península de Yucatán.

Sin embargo, tiempo después, hubo una conspiración comandada principalmente por los Batabob y guerreros de Cupul. 

Este alzamiento tuvo lugar el 8 y 9 de noviembre de 1546. 

Los mayas atacaron en Valladolid, matando a 17 españoles, entre ellos al capitán y alcalde Bernaldino de Villagómez y a 400 indígenas que apoyaron la causa de los españoles.

Las jurisdicciones de Chatemal, Uaymil, Cochuah, Cupul y Tazes fueron subyugadas y reconquistadas. 

Un último grupo de nativos se concentraron en resistencia en la jurisdicción de Chikinmal, sin embargo fueron sometidos por Francisco Tamayo Pacheco, concluyendo así la conquista definitiva de la península de Yucatán. 

Finalmente, Francisco de Montejo prometió a los nativos que gobernaría con justicia y equidad, prometiendo castigo a los españoles que hicieran daño a los nativos. 

Estas acciones finales lograron que la península ya conquistada regresara a la normalidad bajo el dominio español.

Con información de Historiando.

También ver: Gonzalo Guerrero: biografía del español que se volvió maya