Leyendas de terror y miedo en Yucatán

Leyendas de terror y miedo en Yucatán

La Hacienda embrujada de Cholul se encuentra en el abandono pese a ser parte del municipio de Mérida
Héctor Ledezma | 25/10/2017 03:00

En Yucatán hay lugares abandonados, o que tienen detrás una leyenda de miedo o terror.

Uno de ellos es Misnebalám, un pueblo abandonado que pertenece a Progreso, y que se encuentra en la vía que conecta a este puerto con Mérida.

Se dice que la gente huyó por las constantes apariciones que ahí se registraban; la historia más conocida es la del fantasma "Juliancito", un niño del lugar que se quitó la vida tras ser víctima de violación y que a la postre penaba por el lugar.

La Hacienda embrujada de Cholul se encuentra en el abandono pese a ser parte del municipio de Mérida, a 3.4 kilómetros sobre la autopista que conduce a Motul. Cuentan que una pareja de trabajadores de la hacienda que se iba a casar, fue víctima de la tragedia, cuando la mujer fue violada por un capataz y su prometido se vengó quitándole la vida al agresor.

Sin embargo éste no soportó la culpa y se suicidó; sus padres que eran brujos lanzaron la maldición a la hacienda y a todos sus pobladores.

En Chicxulub Pueblo, en el municipio del mismo nombre que en maya significa "pulga del Diablo", se cuenta la leyenda similar a la de la "La Llorona". Este lugar fue habitado por nativos y españoles en alguna época y actualmente sus pobladores aseguran que se escuchan gritos de mujer.

La historia de terror más moderna se registra en el Hospital Peninsular, un nosocomio donde se realizaron -dicen- al menos 500 abortos clandestinos y por ello en el lugar se escuchan desde gritos de mujer a llantos de bebés.