Profepa investiga presunta caza de jaguar en Yucatán

Profepa investiga presunta caza de jaguar en Yucatán

Los inspectores federales se entrevistaron con pobladores de la zona, quienes manifestaron que el jaguar fue víctima de caza
Profepa investiga presunta caza de jaguar  Foto: Especial
Profepa investiga presunta caza de jaguar Foto: Especial
Redacción | UN1ÓN | 23/04/2017 13:00

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) investiga la presunta caza de un ejemplar de jaguar, así como la venta de su piel y diversas partes de su cuerpo, en el poblado de San Antonio Xiulub.

En un comunicado, la Procuraduría informó que en atención a denuncias realizadas en redes sociales y medios de comunicación locales, el personal se trasladó al poblado, ubicado en el municipio de Espita, para realizar la inspección correspondiente.

Los inspectores federales se entrevistaron con pobladores de la zona, quienes manifestaron que el jaguar fue víctima de caza, presuntamente, por parte de criadores de ganado, ya que el ejemplar fue señalado de comerse a siete carneros de su propiedad.

Asimismo, refirieron que tanto su piel como carne, colmillos y cabeza fueron objeto de comercio ilegal, hechos que también son investigados para establecer la responsabilidad de los cazadores furtivos, añadió.

Inspectores de la Profepa levantaron el acta correspondiente con el propósito de iniciar el procedimiento administrativo, así como para realizar la denuncia penal por los hechos ocurridos en contra del ejemplar de jaguar (Panthera Onca) uconsiderado na especie en peligro de extinción (P), de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010.

La infracción establecida por la Ley General de Vida Silvestre por realizar actividades de aprovechamiento con ejemplares o poblaciones de especies silvestres en peligro de extinción o extintas en el medio silvestre, sin contar con la autorización correspondiente, consiste en una multa de 50 a 50 mil Unidades de Medida y Actualización.

El Artículo 420, Fracción IV, del Código Penal Federal establece una pena de uno a nueve años de prisión al que dañe algún ejemplar de flora o fauna silvestre, considerada endémica, amenazada y en peligro de extinción.

Además, sujeta a protección especial, o regulada por algún tratado internacional del que México sea parte, así como a quien realice cualquier actividad con fines de tráfico o capture dichos ejemplares.

VER: La amenazada cacerolita de mar #Fotos

Con información de Notimex