Proyecto de investigación para el control del Aedes aegypti

Proyecto de investigación para el control del Aedes aegypti

El CONACYT y USAID apoyan la iniciativa de lucha contra el dengue y zika
Redacción | UN1ÓN | 18/01/2019 15:57

Los investigadores Dongjing Zhang y Xiaohua Wang de la Universidad Sun Yat-sen de China están realizando una estancia en el Laboratorio de Control Biológico para Aedes aegypti del estado de Yucatán. Durante su visita compartirán experiencias al personal del Laboratorio para la cría masiva y liberación de mosquitos machos esterilizados con la bacteria Wolbachia para el control del mosquito vector del Dengue, Chikungunya y Zika.

Esta colaboración internacional es parte del acuerdo con la Universidad Estatal de Michigan y la UADY y los Servicios de Salud y la Secretaría de Investigación, Innovación y Educación Superior de Yucatán, apoyada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y el Fondo Mixto CONACYT-gobierno del estado de Yucatán.

Asimismo, el profesor Gonzalo Vázquez Prokopec de la Universidad de Emory de EUA está realizando una estancia de trabajo en seguimiento a diversos proyectos de ecología y control del Aedes aegypti que se desarrollan en la Unidad Colaborativa para Bioensayos Entomológicos también del CCBA, apoyados por CONACYT, USAID, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CCPEEU) (en inglés Centers for Disease Control and Prevention, CDC) y The Innovative Vector Control Consortium (IVCC).

Como se recordará, el Laboratorio de Control Biológico para Aedes aegypti es considerado como un espacio único en su tipo en América Latina, se ubica en la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, y en él, se efectúa una labor primordial y enfocada al combate de dicho vector a través de métodos de avanzada y de reconocimiento internacional con la participación de instituciones de alcance global.

Su misión consiste en la producción de moscos Aedes aegypti, machos infectados con la bacteria Wolbachia, que genera esterilidad. Cuando los mosquitos machos se aparean con las hembras propicia que los huevos que éstas pongan sean infértiles.

Este mecanismo, aprobado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), permitirá a largo plazo la reducción del número de población de este insecto, lo cual se traduce en menor riesgo de contagio en seres humanos, precisó el Dr. Pablo Manrique Saide, Profesor investigador de la UADY.

Además, informó que la producción de moscos infectados inicialmente cubrirá zonas focales con persistencia de mosquitos Aedes de la entidad, sin embargo, con la próxima ampliación del Laboratorio, estipulada en el acuerdo entre el Gobierno del Estado, la Secretaría de Salud Federal y la Universidad de Michigan, se planea cubrir la demanda de las otras regiones tropicales del país y naciones de América en las cuales el zancudo propaga otras enfermedades, como la fiebre amarilla.