17 de Septiembre del 2014
La proteína del mañana

Insectos mexicanos, ¿el alimento del futuro?

La inminente crisis alimentaria mundial obliga a buscar soluciones como la entomofagia, México tiene experiencia y bocadillos para aportar.
En México como otros países de América Latina, Asia y África, lo insectos forman parte de la dieta. En el país, los chapulines son los más populares.

El temor por la latente crisis alimentaria ha llegado ha llegado al punto en que ya se plantean seriamente a los insectos como una solución para la obtención de proteínas; en este escenario México, en particular el sureste, tendrían mucho que aportar.

En una entrevista de la BBC del 2012, Morgaine Gaye, una autodenominada “futurologista de la comida”, explicó que muchos de nosotros crecimos comiendo carne como algo normal, algo que era relativamente barato y accesible, situación que dice, está cambiando.

“El alza de los precios significa que ahora nosotros estamos viendo el regreso de la carne como un lujo. Como resultado, estamos buscando nuevas formas para llenar el espacio de la carne”,  explicaba Gaye.

La respuesta para ella, algunas veces salta, otras se arrastra y en algunos casos vuela, pero asegura, de cualquier forma podría llegar al plato de la gente.

En la entrevista afirma que “los insectos, o mini-ganado como podrían ser llamados, se volverán parte esencial de nuestra dieta”.

[pagebreak]

ARGUMENTOS

Los argumentos –olvidándose de que son insectos y crujen- pueden ser convincentes. Su contenido proteínico es comparable al de la carne, su cría y crecimiento es mucho menor que el del ganado tradicional, consumen menos agua y existen al menos mil 400 especies que podrían ser adecuadas para el consumo humano.

Gaye es seria, y no nada más por sus méritos académicos, ni por pertenecer a la “Experimental Food Society”, sino porque sus afirmaciones ya son tomadas en cuenta por los gobiernos: Holanda ya ha invertido más de un millón de euros en investigación para legislar sobre las granjas de insectos.

Comerse un chapulin

Hay quienes incluso, le ponen fecha a la llegada de la entomofagia –o alimentación a base de insectos. Marcel Dicke, profesor de la Universidad de Wageninen en Holanda, en una entrevista reportada por The Guardian, alerta que para 2020, la escasez y costo de la carne ya estarían llevando a la humanidad a poner en su boca algunas especies de insectos.

Para los mexicanos este panorama no es tan extraño, ya que en muchos estados del país el consumo de insectos no es una necesidad, sino gusto y tradición. Aunque haya países europeos que estén invirtiendo en investigación para el desarrollo de “mini-ganado”, en México hay especies que desde hace siglos se conocen, recolectan, se consumen y se venden.

Mientras que en países europeos los insectos son considerados el alimento del mañana, para los mexicanos es algo ya presente desde el pasado: el Códice Florentino escrito por Fray Bernardino de Sahagún hacia el siglo XVI, ya contaba 96 especies que se consumían en el Nuevo Mundo.

Aunque los más conocidos son los chapulines, los escamoles y menor medida las hormigas, en México hay decenas o cientos de otras especies que se consumen, o bien, tienen posibilidades de ser incluidas en la dieta. Entre estos están las chinches, los escarabajos, las libélulas, los gusanos y las abejas, aunque la lista sigue.

Muchos insectos en otros países

En un artículo del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), se especifica que en México existen entre 300 y 350 mil especies de insectos y arácnidos. Sin embargo, como no todos están registrados, el número de los conocidos se reduce severamente.

En este estudio se calcula que entre el 7.24 y el 10.49% de los insectos de todo el mundo están en México.

[pagebreak]

MANJARES EN YUCATÁN

La península de Yucatán podría albergar, según el CICY, el 3.3% de los insectos que se encuentran en todo el país: En Yucatán se estiman 3 mil 387 especies distintas, en Quintana Roo 3 mil 260, mientras que en Campeche 3 mil 339.

Con esta experiencia en el consumo, así como con la variedad de especies, México puede tener un gran papel en el no tan lejano futuro gastronómico mundial, que ya es planteado seriamente por los especialistas

Según las previsiones académicas y los ostensiblemente altos precios de la carne, podría no faltar mucho para que en el mundo el consumo de insectos pase de los programas de viajes, a la mesa.

 
Comparte

relevante

Facebook Comments Box