Renán Barrera termina su gestión con dos pasivos importantes: la deuda municipal y el conflicto legal de las lámparas