Este cobro está a prueba en los aeródromos de Miami, Las Vegas y San Francisco, para detectar a las unidades de las ESR que entran a sus instalaciones