El mayaro se detectó desde hace más de 60 años en comunidades rurales de Perú, Brasil y Bolivia