Un 50 por ciento de la langosta que se captura en aguas yucatecas se comercializa en la Riviera Maya, en el estado de Quintana Roo y el resto se distribuye entre Estados Unidos y Europa