El interior del coche puede alcanzar unos 15 grados más de temperatura que la que se registra en el exterior, lo cual trae consecuencias negativas a la hora de conducir